lunes, 5 de octubre de 2009

Primer Jurel, pescado en el canal de Tepalcanes, Manzanillo, Colima, Mex.


En su última visita a Monterrey, que tubo mi cuñado el Lic. Manuel Martínez, le regale una serie de curricanes cucharas y plásticos para pescar en las bellas playas de manzanillo Colima donde reside actualmente, después de platicar y recomendarle algunos lugares recibí una llamada el pasado miércoles por parte de mi cuñado, brincando de felicidad por haber capturado su primer jurel , a continuación compartiré con ustedes mis lectores su reseña.


El miércoles 30 de septiembre como a las 10 de la noche, aprovechando que la luna se acercaba a la luna llena y alumbraba la costa, decidimos Sandra y yo ir a probar los curricanes que me había regalado mi cuñado el Arq. Héctor Flores L. La noche estaba hermosa y con una brisa otoñal que mantenía a los mosquitos alejados de nosotros. Siguiendo su consejo fuimos a conocer y probar suerte a la segunda entrada del mar a la laguna de Tepalcanes en Manzanillo. Me había pasado el tip de que estaban sacando gallos y jureles en esa zona. Al llegar pudimos ver que la marea estaba alta y que había una gran corriente entrando en dirección del mar hacia la laguna. La zona no la conocíamos, era de noche y como al llegar vimos un anuncio que dice “este es un hábitat de cocodrilos”…pues no quisimos arriesgarle mucho y mejor nos regresamos a la primera entrada, la más cercana a la ciudad. Ahí nos estacionamos junto al canal y pudimos ver que el agua entraba con mucha fuerza. Sentimos que eso podría ser una buena señal ya que el volumen de agua entrando permitiría cómodamente a los peces más grandes ingresar a la laguna en busca de los más pequeños.


Preparamos nuestras cañas y sus respectivos curricanes, un Heddon Zara Spook versión de agua salada y un swimbait y a pescar. Era muy divertido tirar el curricán hasta el otro lado del canal y dejar que la corriente se lo llevara. Las olas eran enormes y quebraban en la boca del canal cuando chocaban con la pared de agua que forma el agua de la laguna. La corriente del canal hacía que al recoger el curricán, éste se viniera flotando por la superficie hacia nuestra orilla. El agua estaba tan clara y la luna tan brillante que era muy fácil ver el curricán frente a nosotros. No habían pasado ni 10 minutos de haber empezado a pescar cuando veo y escucho el inconfundible salpicar generado por un pez al ir por la carnada, seguido por el inmediato tirón en la caña y el robadero de sedal.


Inició entonces una lucha entre el pez en su elemento y yo y mi caña. Sandra dejó su caña y fue por la cámara para capturar el momento. La caña se curveaba completamente, yo enrollando y el pez sacándome línea. Vi que el carrete estaba poco ajustado así que le di una media vuelta al tornillo de ajuste y la línea paró de salir. Ya pudiendo enrollar la línea sin que me sacara nada fui trayendo al pez hacia mi orilla. Finalmente estaba en la superficie y pudimos darnos cuenta de que clase de pez se trataba, era un lindo jurel. Ahora venía un nuevo desafío, primera vez para mí. El borde del canal estaba a 3 metros por arriba del espejo del agua. Tendría que sacar al pez del agua y levantarlo en vilo, teniendo cuidado de que no se fuera a atorar la línea con las piedras o el cemento de la pared del canal. Así que a puro pulmón comencé a enrollar línea, después deje que se apoyara el jurel en la pared del canal y comencé a retroceder para arrastrarlo los últimos dos metros. Tuve mucha suerte que los otros anzuelos del curricán no se engancharan en la pared. Finalmente ahí estaba el trofeo para disfrutarlo y ser fotografiado.


El haber agarrado algo tan temprano nos entusiasmó mucho por lo que seguimos pescando un par de horas mas y no nos dimos cuenta de la hora que era, así que volvimos pasada la media noche muy contentos por la experiencia. En la próxima salida a pescar pensamos ir de vuelta al segundo canal a probar suerte, a ver como nos va, ya les contaremos.


La pesca en Manzanillo es de primera, las playas son patrulladas por hermosos pez gallos así como júreles toro que destruyen motores y sedales, pargos colorados, cuberas, agujones sin dejar atrás los elusivos róbalos, a ora bien la pesca de aguas azules es inmejorable no por nada se llama a la ciudad como la capital mundial del pez vela.


Felicidades por la captura y bienvenido al mundo de la pesca de orilla en aguas costeras.

3 comentarios:

Raflex dijo...

Amigo el lugar donde pescaste no es Tepalcates se llama Ventanas, por aca en Manzanillo a ese pez se le llama ojo de perra y a los jureles se les dice fureles.

saludos y felicidades por la buena divertida que te diste.

Rafael Pèrez

Fish Whisperer dijo...

Great report and a nice fish. Well done.
Tight lines

CHENTE IRA dijo...

buen día, voy en septiembre a Manzanillo (las hadas o la punta) y quiero pescar con mis hijos desde la orilla, que señuelos recomiendan utilizar?, mi intención es regresar al mar lo que pesque.
gracias