miércoles, 2 de septiembre de 2009

Una historia de vida, Homenaje a mi Señor Padre Ranchero, Cazador, Pescador, Hijo, Esposo, Padre y Amigo.


En este tiempo difícil que vivo junto a mi familia a raíz de la encarnizada lucha que sostiene mi señor padre con el cáncer, enfermedad que lo ataco el año pasado, me nace la necesidad de expresar mi sentir del hombre que me dio la vida, por tal motivo realizare una remembranza y testimonio desde mi punto de vista de su vida como hijo, esposo, padre y amigo. Se oye duro pero mi progenitor es un hombre recio, recto con un corazón enorme pero a su manera, con sus defectos ya que nadie es perfecto, educado a la usanza antigua, ha vivido la mayor parte de su vida en el campo con la dureza del trabajo físico las inclemencias del clima, amante de la tierra que trabaja, medico veterinario de profesión, ranchero por convicción, fiel esposo, padre enérgico, justo y amoroso, amigo incondicional, abuelo consentidor.


Nacido en la ciudad de Sabinas Hidalgo en el Estado de Nuevo León, descendiente de una de las familias mas antiguas del noreste Mexicano y sur de Texas con raíces en Guerrero Tamaulipas, Nuevo Laredo Tamaulipas y Laredo Texas.


Su infancia transcurrió en la ciudad de Nuevo Laredo donde curso la primaria, desde muy pequeño fue introducido a la vida de los ranchos ganaderos principal negocio de la familia, esto fue forjando su carácter recio y aventurero, su niñez transcurrió con un balero en una mano y un rifle calibre 22 en la otra, juntando ganado, pescando en los arroyos que cruzan el rancho. En aquel tiempo le nació la pasión por la casería más el gusto por las armas, un tirador nato ya que el parque era muy escaso y cada tiro debía contar por una presa.



Al terminar la secundaria mis abuelos lo mandaron a estudiar la preparatoria a León Guanajuato ya que era tremendo un diablo, peleonero e independiente, por tal razón lo inscribieron en el colegio Lux de corriente jesuita, los fines de semana seguía su afición recorrió las cierras de san pancho y lobos en compañía de sus primo quien compartía el mismo gusto. Cambio el rifle calibre 22 por una escopeta de pólvora negra con municiones de plomo o en su caso piedras de hormigueros como sustituto a la munición, durante las vacaciones de verano e invierno regresaba a Nuevo Laredo vía el tren su estancia era corta ya que la mayor parte del tiempo se la pasaba en el rancho.


Se decidió por estudiar la carrera profesional, tomando la única opción de su agrado medico veterinario en la universidad autónoma de Tamaulipas la UAT, situada en ciudad victoria capital del estado, como todo estudiante formo un grupo de amigos con los cuales salían de casería rutinariamente a todos los alrededores de victoria, soto la merina aldama, miquihuana, san Fernando, durante este periodo tubo su primer evento que puso en riesgo su vida de regreso a Monterrey viajando en un camión de pasajeros tuvieron un accidente donde el vehículo se salio de la carretera dando barias vueltas por lo que hubo muchos heridos y muertos, mi padre con lesiones múltiples en las costillas, mas un brazo no perdió el conocimiento y se puso ayudar a los demás lesionados, algo muy presente de este evento fue la platica de cómo trato de ayudar a una mujer que tenia una fractura expuesta en la pierna pero el hueso había perforado la vena femoral y se desangraba, con mucho esfuerzo pudo introducir su mano en la herida agarrando la vena parando la hemorragia, asta la llegada de los paramédicos de la cruz roja.

En el segundo año de su carrera conoció a mi señora madre oriunda de ciudad victoria, fue amor primera vista, no tardaron las serenatas con tríos, tocando boleros, la relación se formalizo con el visto bueno de mi abuelo materno otro hombre recio e imponente, corpulento de 1.90 de estatura, delegado de transito federal y comandante de la policía federal de caminos pero esa es otra historia.


Durante esta época conoció gran parte de la costa tamaulipeca desde la pesca asta barra del tordo, las fosas de la azufrosa en el rió soto la marina, de echo el viaje de ciudad victoria a la pesca era toda una aventura en especial el tramo de soto la marina cruzando la sierra de maratines asta el poblado de la pesca que en ese entonces solamente eran unas cuantos jacales pero la pesca era fabulosa, en una ocasión viajaban en un antiguo comando de la marca jeep por ese tramo de camino cuando los sorprendió una tormenta convirtiéndolo en un lodazal, después de muchas penurias llegaron a la pesca, otro lugar que frecuentaba mi padre era la sierre madre frente de victoria para cazar guajolote y venado miquiganense al rancho de un compañero de la facultad, el camino de acceso a la propiedad lo conocían como el salario del miedo por su inclinación y voladeros pero de una belleza inédita por la vegetación mas las diferentes especies animales que habitaban el lugar, solamente había un pero, los millones de garrapatas y pinolillos cada vista requería una sesión con los cigarros para remover los bichos.

En 1967 sostuvo sus nupcias matrimoniales en victoria, regresando a nuevo Laredo después de su luna de miel par tomar residencia, vivió una temporada corta en casa de sus papas mientras terminaban su residencia ubicada en el centro de nuevo Laredo, durante este periodo trabajo para el gobierno del estado de Tamaulipas, para después trabajar de lleno en el rancho propiedad de mi abuelo, fue en este periodo cuando se propuso a cuidar y conservar al venado cola blanca tejano ya que la población era casi nula, lo primero, puso una veda de caza en el rancho retirando los permisos de caza a amigos parientes y conocidos, lo segundo fue mas drástico, la principal forma de caza en aquel tiempo era el uso de fanal arriba de vehículos o el de cabeza, se instalaron trampas para vehículos y a cada luz observada se le disparaba pero al aire, se quemaron algunas camionetas que fueron abandonadas, esto puso un fin al furtivismo, el tercer punto fue el control de los predadores principalmente la población de coyotes misma que era exponencial, en aquellos años en los Estados Unidos se estaba usando el temible veneno 10-80 ahora proscrito por su peligrosidad y efectos destructivos, pero se consideraba como la mejor opción para el control del coyote, por lo tanto mi padre tomo un curso de certificación para poder utilizarlo en la universidad de Texas A&M, de forma inmediata comenzó el proceso de envenenamiento empezado por el rancho y en propiedades de gente interesada, durante barios años aplico este veneno en los estados de Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León, los resultados fueron devastadores en la población de coyotes al grado de no oírlos cantar por meses, estas acciones conjuntas influyeron determinada mente para que en un plazo no mayor a cinco años la población de venados había rebotado al grado de poder sostener la actividad cinegética. El rancho fue de los primeros en rentarse a cazadores estadounidenses en el país, con mucho orgullo puedo afirmar que gracias a la visión y acciones de mi señor padre y otros que compartieron su interés, las poblaciones de venado cola blanca tejano a crecido exponencialmente al grado de poder repoblar otras áreas de país.


Padre de 4 hijos tres barones y una mujer, su servidor fue el primero después mi hermana con una diferencia de 11 meses, seguido por el segundo hombre para terminar con un pilón.


Recuerdo como si fuera ayer como a la edad de 6 años me enseño a usar un rifle calibre 22 de un solo tiro, ese mismo invierno transitábamos por el camino antiguo que daba acceso al rancho en compañía de barios vaqueros cuando un venado cola blanca macho cruzo la cerca divisoria del rancho colindante pero en mal estado ya que se encontraba herido mi señor padre parao la camioneta y los muchachos bajaron de la caja y se dispusieron a la capturar al venado después de correr un tramo le dieron alcance, lo arrastraron asta el centro del camino en ese momento me entrega el rifle de calibre 22 de un solo tiro, remátalo apuntale a la cabeza no falles esas fueron las palabras de mi padre, apunte, apreté el gatillo, el disparo fue perfecto, en la frente, el siguiente año ya con 7 años en al espalda me proporciono una carabina 30 M1 con la cual me acople muy bien, llegada la temporada de caza me llevo por primera vez en busca de mi primer venado, pero todo salio mal, de arriba de la camioneta mi padre observo un buen animal como a unos 35 metros, distancia perfecta para la M1, puesto apuntale bien aquí empezaron los problemas no se si fueron los nervios o el miedo de fallarle a mi padre, pero falle los primeros tres disparos, luego se encasquillo cayéndose el cargador, el venado corrió desapareciendo en los chaparrales, el enojo fue inmediato, de regreso en las casas del rancho se comento lo sucedido, el día de mañana sales de casería con los cazadores que tenían rentado el rancho pero te llevas mi rifle un precioso 243 Winchester modelo 70 de colección, de esa manera me quito la presión del fracaso ante el, para mediodía había cobrado mi primer venado cola blanca, esto le dio mucho orgullo.


En esta época salíamos de vacaciones muchas veces en compañía de mis abuelos en caravana, Mazatlán fue un destino que les agradaba mucho, el viaje era toda una aventura, regularmente pernoctábamos en la ciudad de Durango para continuar muy temprano en la maña, la sierra todo un espectáculo no se diga el espinazo del diablo, no podía faltar la salida de pesca de altura, mi padre siempre a sido un aficionado de la pesca, esto metra a la memoria una salida en junio de 1974, embarcados en un yate de unos 30 pies de largo con dos motores dentro de borda, mi padre, mi abuelo y abuela mas un servidor, partimos del puerto de Mazatlán en busca de velas, Marlins y Dorados, algo que no se me olivada son las condiciones del mar, algo picado, y mis constantes lloriqueos por el movimiento constante solo tenia 6 años, las capturas no se hicieron esperar múltiples velas atacaban las carnadas siendo troleadas, mi abuelo se prende con el primero de la mañana luego le toco el turno a mi padre, se puso tan bueno el piquete que en algún momento las cuatro líneas traían velas, a mi abuela le toco el ultimo, como a las once de la mañana un Marlin negro de proporciones descomunales dispara uno de los carretes mi padre se monta en la silla de pelea, pasaron 30 minutos, una hora y el animal no daba señas de cansancio, a las dos horas de pleito se tomo la decisión de cortar la línea, el mar no ayudaba las condiciones habían empeorado por lo que se tomo rumbo al puerto.


la segunda situación de sumo peligro que vivió mi señor padre transcurrió de nueva cuenta en el rancho, un toro ladino cruzado de brema con ganado europeo color negro atiguerado como los que se usan el los rodeos estadounidenses, había cruzado barios terrenos envistiendo algunos caballos cuando lo quisieron lazar, era un animal enorme de una tonelada aproximadamente con un juego de pitones bien puestos, llegaron las noticias que dicho animal se encontraba el una del as pastas del rancho, como el animal era sumamente peligroso se opto por cazarlo, acompañe a mi padre en esta aventura el primer día nos colocamos en la camioneta en la parte alta de una loma en espera de una aventada por parte de los vaqueros del rancho que dirigirían al animal al puesto donde nos encontrábamos si mal no recuerdo mi padre llevaba un rifle 270 Browning modelo safari con mira telescópica, trascurrieron las horas pero este toro era un estuche de mañas.

El segundo día se opto por esperar que coparan al animal a media mañana llega uno de los muchachos al rancho para dar la noticia que tenían rodeado al toro en un mogote pegado aun arrollo, subimos a la camioneta pero mi padre cambio el rifle de alto poder por un viejo 30-30 de palanca por lo cómodo y ligero, una decisión que luego se arrepentiría, llegamos al punto mi padre bajo de la camioneta y me comento aquí quédate no me tardo, adentrándose al mogote con la 30-30 en la mano, lo que sigue es una anécdota de valor, miedo, perseverancia, comparable a una casería de búfalo africano con todo el peligro y adrenalina, el toro se encontraba echado en un mogote de quebradora muy cerrado, siguiendo las indicaciones de los vaqueros relacionado a la ubicación del animal mi padre se aproximo a unos 15 metros del lugar, el toro lo sintió y se levanto en forma in tempestuosa en segundos se dio la vuelta dándose a la fuga solamente pudo hacer un disparo, impactando al toro en la parte trasera, siguiendo el rastro de sangre lo llevo la orilla del arrollo pero el toro había dado un media vuelta ubicándose detrás de mi padre en este punto el toro realizo su primer en vestida, mi padre alcazo hacer un disparo en el pecho del animal pero sin efecto alguno, sin lugar para donde correr se resguardo detrás de un mezquite a la orilla del barranco del arrollo el toro como fiera trataba de golpearlo, sostenido de una rama pudo realizar dos disparos a quemarropa en el pescuezo del animal, en el segundo disparo el toro soltó un bramido corriendo detrás uno de los vaqueros que se acerco a dar apoyo, tomado un minuto para recuperar la compostura recargo el rifle, de nueva cuenta continuo la casería, llego a un claro al borde del mogote si cobertura laguna cundo observo la toro a una distancia no mayor a 20 metros listo para su segunda carga en este momento el temple entro en juego mi padre se planto esperando la carga del toro que no demoro, apunto a la frente del animal, soltado el disparo a unos 15 metros de distancia, el toro callo muerto en un tolvanera a sus pies, los vaqueros que solamente parecían zopilotes se acercaron al sitio de la caída del animal donde se encontraba mi padre con las piernas aguadas pidió un cigarro y ordeno que fueran por mi a la camioneta, cuando descueraron al toro y checaron los orificios producidos por el 30-30 cual fue la sorpresa que la penetración en la masa muscular fue mínima.


El trabajo en el rancho era arduo y muy pesado sobretodo en los meses de verano con temperaturas en los 40 a 43 grados centígrados como promedio, el manejo del ganado requería cambios durante muchas años se tubo como planta la rasa herford de cualidades dóciles, fácil de trabajar pero sumamente susceptible a la garrapata y las sequías muy constantes en la zona, con el consenso mi abuelo mi padre trajo un buen numero de toros brema e indo brasil para cruzar con las vacas herford, resultando en una raza de ganado mas resistente a las garrapatas y sequías con mas capacidad de producción de carne conocido como el f1, pero con la desventaja de contar con un ganado nervioso, ladino, agresivo, difícil de trabajar, se requerían buenas monturas, buenos caballos, buenas reatas pero sobretodo buenos vaqueros, escasos desde entonces.


A mi padre siempre le han gustado los buenos caballos, sobretodo era un requerimiento para poder operar el rancho efectivamente, su preferido un hermoso caballo color negro azabache pura sangre hijo de un famoso caballo de carreras llamado pichirilo, barios vaqueros quedaron mordiendo el polvo después de un salto sobre una nopalera en el, por lo que se gano la reputación de caballo de un solo hombre.


Por muchos años durante mi niñez y principios de mi adolescencia, cada verano visitábamos la isla del padre en el estado de Texas, durante una semana a principios de julio, la pesca era obligada, mi padre nos llevaba fuera del área de los condóminos asta la playa publica, para pescar usando camarón muerto como carnada principal, tuvimos múltiples capturas de corvinas, truchas y ratones, mismas que preparábamos en papel aluminio para la sena, estas practicas se repetían cada año. En una ocasión le toco salir a mi señor padre de pesca de altura a invitación de un amigo saliendo de puerto Isabel, durante la mañana no tuvieron suerte asta que observaron un barco camaronero subiendo sus redes, muchos predadores se colocan en la parte trasera de estos barcos esperando la infinidad de pequeños peses descartados como desecho, comida gratis se puede decir, los petos (king fish) no se hicieron esperar después de algunas capturas optaron por seguir buscando otras presas, un vela entra al tendido de los señuelos, atacado un de ellos, el pleito duro poco el ejemplar fue subido a la embarcación causando una conmoción en el radio marino VHF, ya en la marina se colgaron las capturas fotos y el peto fue el menú de la sena.


Las vacaciones de semana santa era obligado el viaje a ciudad victoria a visitar la familia de mi señora madre, a si como una semana completa en las playas de la pesca, tepehuages o san Rafael, de este tiempo tengo muchas angelotas, como la ves que en compañía del señor Víctor Abeitia compadre y amigo muy querido de mi padre mas sus hijos, escogieron un hotel en soto la marina como campamento base para ir a pescar tanto a tepehuages como a la pesca, las condiciones del clima no fueron las idóneas por lo que la pesca no fue muy buena pero la convivencia de lujo, ya de regreso de uno de los días de pesca en tepehuages nos trasportábamos en dos vehículos 4x4, la bleizer de mi padre y una ban modificada con tracción 4x4 del señor Víctor, bajando el lomerío de la cierra de maratines en una de las curvas de forma inesperada la llanta trasera del lado derecho de la bleizer se desprendió con todo y flecha, fue un largo camino de levanta la camioneta con el gato, inserta la llanta camina algunos metros y repite la operación.


La tercera situación que casi le costo la vida a mi padre se debió a un golpe que recibió de un torete en la región de baja del estomago dicho golpe le produjo un absceso en el intestino grueso pero nuca se dio cuenta asta que encontrándose en el rancho trabajando en compañía de su buen amigo Jesús Canales, el absceso se reventó causándole una peritonitis, gracias a que algunos años atrás avían terminado la carretera que va de piedras negras a Laredo mas la fortaleza de mi padre pudo llegar al hospital ubicado en Laredo Texas donde fue atendido por el doctor Joaquín Cigarroa pariente político de la familia, su estado era tan grabe que duro dos días en estado coma, con un pronostico reservado ya que no pudo ser intervenido quirúrgicamente por el grado de inflamación con el que llego, un mes y dos semanas duro en el hospital pero como en las ocasiones anteriores salio adelante.

Su vida ha sido tan rica en aventuras, situaciones y angelotas que podría escribir barios libros, por ejemplo uno exclusivo de cacería de venado cola blanca y como manejarlo adecuadamente, no obstante se encuentra libre de malos momentos como todo en la vida estas situaciones suceden y son parte de un todo.


En lo personal me cuesta mucho trabajo expresar mis sentimientos pero de algo estoy seguro quiero a mi padre con todo mi corazón, por mucho tiempo tuve resentimientos pero con la edad me di cuenta que muchas de sus acciones fuero enfocadas en prepárame para la vida y hacer de mi una mejor persona, por eso le agradezco su dureza su sentido del trabajo duro, el amor por la tierra y el respeto en general. Ahora bien soy realista pero alabes optimista donde hay vida hay esperanza, el cáncer es una enfermedad desgástate que no respeta edad sexo o situación económica, pero depende mucho de la actitud como se enfrenta a este flagelo y sobretodo las ganas de luchar constantemente todo el tiempo no flaquear ante la adversidad auque los pronósticos sean fatalistas, existen infinidad de casos donde al borde del abismo se a vencido.


Estas palabras de aliento serán oídas y espero que sirvan como un aliciente para seguir en la pelea.


Mi señor padre y un servidor.


Saludos


Héctor Flores L.

2 comentarios:

BASILIO TORRES dijo...

Muy bonito Héctor, nada como rememorar la figura de un padre y amigo a través de tan bello y elaborado relato, él siempre estará contigo, nunca lo olvides. Abrazos

hector200 dijo...

Muchas gracias mi estimado.

un fuerte abrazo

saludos.